• Último número
  • Proyecto
  • ·
  • Equipo
  • ·
  • Donaciones
  • ·
  • Contacto
  • Plétora #1
  • / Eventos
  • / Blog
  • Socheo: archivo inter(media)

    “Socheo” es una palabra gallega que en su acepción principal indica un momento indeterminado antes de que llegue la pleamar [1].. Una denominación de un espacio y tiempo sin concretar que fácilmente puede ser una distancia intermareal en cualquiera de su amplitud, sean mareas vivas o muertas. No obstante dentro de los localismos de la semiótica también es como se nombra la distancia entre la parte alta y la parte baja de una ola de mar [2]. Lejos de mostrar las incongruencias o disparidades de la geografía marítima esta palabra e una excelente metáfora de lo que sucede con la ontología del mundo de los archivos, es decir, la posición dialéctica entre dos puntos álgidos y antónimos, de su carácter serial y repetitivo, de las amplitudes y encadenamientos diferentes y, sobre todo, de la impresión de carencia de totalidad.

    Actualmente vivimos un tiempo donde predomina la hipertrofia del recuerdo y del almacenamiento. La desconfianza cara la forma y la naturaleza del objeto que alumbraron espíritus transgresores tanto en el campo social como artístico dio paso a la emergencia de otro paradigma consistente en la valoración del archivo como consecuencia do conformismo social, especialmente el burocrático, y de la organización del trabajo [3] . Ahora, además de crear imágenes, se precisa registrar, coleccionar y almacenar. Una cosa para que sea tiene que asignársele un lugar, un “principio de agrupamiento”, una filiación de acceso en que satisfacer la curiosidad extrema, “el mal de archivo” (que diría Derrida en su famoso diagnóstico freudiano) [4].

    Proxecto Socheo es una puesta en valor de los archivos audiovisuales del pueblo de A Guarda. Lejos de seguir el “principio de procedencia”, que acuñó Aby Warburg, se procede a delimitar el campo de actuación para tener más fuerza de incidencia ya que el conocimiento del territorio favorece el éxito de la producción. Otra de las causas de poner en práctica el proceso Socheo es porque en esta localidad pontevedresa se ejemplifica a la perfección el significado de “archivo”, una palabra que ven do griego, con claras alusiones al poder, e que significa “mandato de hechos en un lugar y una época determinada” [5]. En los últimos años, aprovechando la desidia social, se produjeron extraños “apropiamientos” anómicos de excelentes archivos fotográficos (Rivas, Minguillo, Cadilla), rayando lo delictivo contra el patrimonio mas que incluirlo en la deriva posmoderna. Este material fotográfico pasó á categoría de “tesoro” al cual se instrumentaliza de manera consciente su acceso. “Cosas dichas” que se ordenan y recapitulan en la búsqueda de un enunciado, unas prácticas discursivas con relecturas interesadas que dan como resultado lo que llamo, con permiso de Foucault, un “archivo político” [6].

    Dando el material fotográfico histórico de A Guarda por inasible el Proxecto Socheo se centra en examinar los excedentes audiovisuales que tienen cierto interés como documento social y cultural para el pueblo. Es decir, un proceso científico y metodológico donde detectar los engramas culturales, huellas y símbolos visuales que quedan gravados por la Historia. Parten de la base de la discontinuidad benjaminiana que echa a bajo el concepto hegeliano de la linealidad de la Historia. El material de los archivos viene a ejemplificar las características “socheadoras” de los archivos basados en la deconstrucción del pasado, en la dialéctica, en el fragmento, en el rizoma, en la falta de jerarquía, en la estratificación, en la constatación de la diferencia y en su naturaleza inconclusa. Porque muchas veces no es la presencia sino la ausencia lo que es significativa ya que da información sobre lo perdido, lo desplazado, lo relegado o lo oculto [7].

    En este punto todo es posible con una excelente “arquitectura del archivo”, un espacio y un tiempo donde alojar el archivo y eso propició la llegada de la tecnología digital, concretamente los canales de Youtube. Los archivos digitales están a generar una “nueva cultura de la memoria”. Los archivos en la red tienen una condición espectral ya que están en el no-lugar, desechando la consideración clásica de imagen, documento y monumento del propio archivo. Una valoración conceptual que se incrementa al estar incorporado dentro del mega-archivo que es internet. Lejos de ser un lastre redobla las posibilidades al permitir a re-archivación, incorporando meta-archivos procedentes de otras fuentes y haciéndolos presente dentro de las llamadas redes sociales.

    Esta capacidad inter-media es bidireccional. El nivel tecnológico alcanzado permite elevar los grados de accesibilidad a los archivos pero también permite una mayor consideración social al ponerlo al servicio de una comunidad, ya que el colectivo se erige como nuevo sujeto de la Historia [8]. La democratización de la tecnología permite lo impensable: que el individuo se sienta parte del archivo y colabore de manera decisiva con el mismo. Por un lado tenemos la legitimidad de las contribuciones al valorar el carácter polifacético das imágenes ya que es muy difícil que una imagen no posea valor documental. De esta manera toda esta abertura hace que Proxecto Socheo alcance la valoración de “contra-archivo” que ataca directamente a la concepción de archivo institucionalizado y distante.

    Por tanto, Proxecto Socheo se vuelve en una propuesta de antropología visual de nuestra sociedad a través del microcosmos guardés. Un protocolo efectivo de evitar la pérdida de la memoria local. Una manera de salvaguardar el pasado, re-actualizarlo en el presente y proyectarlo cara el futuro. Unas fases que hacen inútil la consideración en tiempo real ya que los frutos de un archivo siempre son tardíos. Una fuerza anarchivística retardada onde volver a reconocer las escrituras de un sistema de relaciones sociales. Un álbum inconsciente de una identidad revelada á hora de practicar una arqueología siguiendo los estratos de tiempos, épocas, formas y gustos.

    En definitiva, Proxecto Socheo es una invitación al interesando a evocar, sin intermediarios, la “memoria narrativa”, un modo de contar la historia hilando narrativas secundarias y discontinuas, es decir, conscientes de que siempre se está en una posición incompleta. Pero está consideración de Socheo es la evidencia de que el propio archivo hay que valorarlo como si fuera pensamiento, no quedarse solo en las imágenes, sino ir más allá de lo que muestran [9].


    [1“Socheo (do pref. so-, `posición respecto de´+cheo) m. Fase final do crecente da marea, anterior á preamar.” Pena, Xosé Antonio (Dir.), Diccionario Século21 da lingua galega. Secundaria bacharelato. Editorial Galaxia y Edición do Cumio, Vigo, 2005, p.993

    [2“Movimiento de mar que forma el oleaje atrás o delante de sí. Anda muito socheo. Socheo arriba, cuando va el oleaje para arriba; socheo abaijo, cuando desciende. La Guardia”. DEL M. O. QUE CINCHO (HE02) Aníbal Otero Álvarez (1951): Hipótesis etimológicas referentes al gallego-portugués, CEG XVII, pp.83-114.

    [3Guasch, Ana María: Arte y archivo 1920-2010. Akal, Madrid, 2011, p.9.

    [4Derrida, Jacques: Mal de archivo. Una impresión freudiana. Editorial Trotta, Madrid, 1997.

    [5“Arkhe, recordemos, nombra a la vez el comienzo y el mandato. Este nombre coordina aparentemente dos principios en uno: el principio según la naturaleza o la historia, allí donde las cosas comienzan –principio físico, histórico, ontológico,-, mas también el principio según la ley, allí donde los hombres y los dioses mandan, allí donde se ejerce la autoridad, el orden social, en ese lugar desde el cual el orden es dado (…)”. (cursivas do autor) Op. Cit.; p.9.

    [6“(…) en toda sociedad la producción de discursos está a la vez controlada, seleccionada y distribuida por cierto número de procedimientos que tienen como función conjugar sus poderes y peligros, dominar el acontecimiento aleatorio y esquivar su pesada y terrible materialidad”. Foucault, Michel: El orden del discurso. Tusquets editores, Barcelona, 2002, p.14.

    [7“El film no vale solo por aquello que atestigua, sino por la aproximación social que autoriza”. Ferro, Marc: Cine e historia. Editorial Gustavo Gili, Barcelona, 1980, p.27.

    [8Jameson, Frederic: El posmodernismo o la lógica cultural del capitalismo avanzado. Paidós, Barcelona, 1991, p.69.

    [9“Pensar es, en principio, ver y hablar, pero a condición de que el ojo no se quede en las cosas y se eleve hasta las visibilidades, a condición de que el lenguaje no se quede en las palabras o en las frases y alcance los enunciados. Es el pensamiento como archivo”. Deleuze, Gilles: Conversaciones 1972-1990. Pre-Textos, Valencia, 1999, p.155.